Por qué Queso Castellano

Hablar de queso es hablar de Castilla y León.

Castilla y León presenta unas características muy particulares, tanto por su clima mediterráneo continental, como por su diversa vegetación y su extensión. Estos factores hacen que cuente con una gran riqueza ganadera.

Por una parte, el perímetro montañoso y el interior llano, son elementos de contraste y unidad en el relieve castellano leonés, en cuanto a dirección, nivel y forma. Por otro lado, en Castilla y León crece un sinfín de plantas aromáticas (espliego, tomillo, romero, salvia, hierbabuena, orégano...), cuyos aromas, al ser estas plantas parte de la alimentación del ganado, se transmiten al queso. Todo esto hace que en esta comunidad se posea una materia prima de gran calidad, y en abundancia, ya que es la primera comunidad en cuanto a cabezas de ovino y bovino. Unida a todos estos factores, está la forma de elaboración del queso en Castilla y León, que constituye toda una tradición, y que hace que el producto final sea muy valorado por quienes aprecian el queso.

Imagen Queso Castellano

La creación de una Marca de Calidad que ampare este tipo de quesos, conlleva un incremento de la producción de las industrias de elaboración existentes, la creación de otras nuevas y el asentamiento de la cabaña ganadera. Esto implicaría también el aumento de la oferta de empleo y la permanencia de la población. Como puede observarse, todos estos fines coinciden con algunos de los perseguidos por la Federación.